martes, 15 de mayo de 2018

Me llamo Miguel y os quiero contar como me convertí en corneador, supongo.
Tengo 30 años y esta historia ocurrió aproximadamente un año atrás.
Por aquel entonces yo estaba pasando una mala época, lo acababa de dejar con mi novia con la que llevaba unos cuantos años, encima teníamos una casa que pagábamos ambos pero las escrituras estaban a mi nombre así que me toco comérmela con patatas para mi solo.

Ligar no me resultaba fácil, no me considero un tío feo, pero tampoco soy un 10, ni el prototipo de belleza que se lleva actualmente, tengo algo de barriga, vello corporal y lo que empeora las cosas, soy muy introvertido, me cuesta mucho relacionarme con personas nuevas.

Así que por todos estos motivos y por que estaba un poco deprimido pasaba casi todo el día en casa de mi mejor amigo Alberto y su novia Silvia.

Alberto era amigo mio desde la infancia, siempre quedamos para salir de fiesta, ver el fútbol, ir de vacaciones, etc. Como si fuera mi hermano.

Hacia muchos años que salia con Silvia. Al principio de su relación me costaba hablar con ella, por varios motivos. El primero y principal, como os he dicho antes, es por que soy muy introvertido y el segundo pero no menos importante, por que Silvia me resultaba muy atractiva, era la típica tía buena que jamas se fijaría en mi y eso me daba corte.

Silvia en realidad siempre fue muy simpática conmigo, aun sabiendo lo cortado que era hablaba conmigo en cuanto tenia oportunidad, me preguntaba por mi vida, nos reíamos juntos… Todo esto y que Alberto fuera mi mejor amigo facilito mucho mi relación con ella haciendo que congeniáramos a la perfección. A día de hoy la considero una mas… como es lógico hay ciertas cosas que no hablo con ella y solo se las confieso a Alberto… pero sinceramente pocas cosas…. Me aconseja muy bien.

La historia en si como os he contado comenzó por la ligera depresión por la que pasaba, nada grave, pero necesitaba compañía, así que pasaba largas temporadas en su casa, llegándome a quedar a dormir en mas de una ocasión.

Un día llegue a primera hora de la mañana a su casa, era fin de semana así que no trabajaban, me sentía solo en casa así que me fui con ellos.
A las 12:00 nos bajamos al bar a tomar unas cervezas y charlar un rato, Silvia me preguntaba por mi estado en todo momento, no con compasión, sino como una amiga… llegaba hasta a vacilarme de vez en cuando igual que hacia Alberto.

Íbamos achispados por tanta cerveza, apenas habíamos comido y decidimos subirnos a su casa para tomarnos unas copas, para cuando quisimos hacerlo eran las 16:00 de la tarde. Así que básicamente estuvimos 4 horas bebiendo cervezas y luego toda la tarde tomando copas en su casa.

Yo me sincere mientras bebíamos, como todos sabéis el alcohol te suelta la lengua.

Miguel: Necesito una chica.

Alberto: Tu lo que necesitas es echar un polvo…. No una novia.

Miguel: Bueno claro a eso me refiero…

Alberto: En cuanto mojes el churro te olvidas de tu ex.

Miguel: Seguro… pero eso no es tan fácil.

Silvia: ¿Como que no tío?…. Sales un día, hablas con alguna chica… te marcas un par de bailes… y ya esta… si hoy en día es facilisimo.

Alberto: Bueno… tampoco creo que sea tan fácil, ademas Miguel es muy cortado….

Miguel: Ese es el problema… encima bailo mal.

Silvia: jajajjaa eso no es problema… yo te enseño.

Silvia se levanto del sillón en el que estábamos sentados y puso música en el ordenador. Ya la había visto bailar cientos de veces, me ponía muchísimo, cuando bailaba música latina, regueton etc, movía el culo de una manera hipnotizante, se me ponía dura siempre. Alberto como es lógico sabia que me parecía muy atractiva ya que se lo dije muchas veces cuando empezó a salir con ella y seguramente también sabría que me ponía mucho, hasta que me la había pelado en alguna ocasión pensando en ella.

Ese día llevaba una camiseta larga, holgada, tipo vestido, que dejaba entre ver un poco sus pechos por los lados y sus piernas.

Miguel: Silvia…. No se bailar… dejalo en serio

Silvia: No seas tonto.

Alberto estaba sentado en el sillón bebiendo su copa y riéndose con la situación.

Silvia estiro las manos obligándome a levantarme. La música latina me gusta verla como la bailan pero no moverme yo con ella.

Silvia: Haz lo que te diga.

Silvia paso sus manos por mis hombros pegando su cuerpo al mio, esto ya me ponía malo. Metió su pierna entre las miás, yo di un paso atrás.

Alberto: ¿Pero que haces tío? Esto se baila pegado jaja

Silvia: Eso digo yo…. Así vas a ligar tu mucho.

Volvió a introducir su pierna entre las miás haciendo que mi pierna derecha se metiera entre las suyas, Silvia y yo mediamos aproximadamente lo mismo.
De repente comenzó a mover sus caderas de lado a lado.

Silvia: Pero agarrame…

Puse mis manos sobre sus hombros.

Alberto: Joder tío pareces un pato… reacciona, no estas bailando con tu madre.

Silvia: Agarrame por las caderas.

Ella agarro mis manos y las puso en sus caderas, no sobre ellas, mas bien en la parte baja haciendo que mis dedos inferiores tocaran ligeramente sus cachetes. Al llevar solo la camiseta, y probablemente un tanga debajo sentía su suave piel bajo mis dedos, mi polla palpitaba bajo el pantalón, llevaba mucho tiempo sin follar.

Silvia: Así…. Muy bien…. Ahora sígueme el ritmo.

Comencé a moverme de lado a lado, tal y como decía mi amigo, como un pato. Silvia comenzó a descender lentamente.

Silvia: Baja tu también

Baje lentamente todo lo que pude, pero llego un momento en el que pare, no podía bajar mas, sin embargo Silvia, continuo bajando hasta que se dio con su entre pierna en mi muslo. Su coño estaba rozando mi muslo.

Silvia: ¿no puedes bajar mas?

Miguel: NO

Alberto: jajajaja estamos viejos cariño…

Pensé que se levantaría, pero comenzó a mover su cadera de adelante hacia atrás, como si intentase follarse mi pierna, no me resulto extraño, esto se bailaba así, pero me lo estaba haciendo a mi, se que era sin malicia, la conocía a la perfección, ademas sabia que no le resultaba atractivo pero…. La situación y mi imaginación me hacían fantasear.

Tras un rato frotándose con ella comenzó a ascender, se dio la vuelta dándome la espalda y volvió a menearse de un lado para otro a menos de un palmo de mi rabo.

Alberto: Eres muy soso tío.

Silvia: No te cortes… si una chica te baila así aprovechate… vuelve a agarrarme por las caderas.

Yo hice caso y la agarre de nuevo, entonces Silvia miro por encima de su hombro me sonrió y pego su culo contra mi polla, dándome un golpe, volvió hacia adelante y regreso de nuevo atrás dándome otro golpe y de nuevo comenzó a menearlo de lado a lado pero ahora rozando mi polla, sin espacio entre ambos.

La canción termino y Silvia comenzó a reírse.

Silvia: ¿no has tenido que moverte mucho verdad?

Alberto: Menudo calenton le has dado… si una tía te baila así en una discoteca…. Lo tienes hecho.

Silvia: Eso seguro, si alguna te baila como lo he hecho yo follas seguro, pero no te cortes… metela mano y muévete tu… esta música es para zorrear… levantate cari y enseñale como lo hacemos.

Mi amigo Alberto se levanto justo cuando empezaba el siguiente tema latino, yo mientras tanto me senté de nuevo en el sofá para disimular mi erección, mientras que les miraba me liaba un porro.

Alberto se acerco con seguridad a su novia e introdujo su pierna entre las de Silvia, bien apretados, sus manos agarraban directamente el culo de Silvia, al hacerlo, levantaron ligeramente la camiseta dejándome ver una buena porción de muslo y cachete.

Silvia le hizo los mismos movimientos que a mi, pero Alberto como es lógico se aprovechaba metiéndola mano, besándola, rozándola, mordiendo su cuello. A parte he de reconocer que el muy cabrón bailaba bien. Siempre había sido muy chulo y bastante ligon.

Cuando terminaron les aplaudí con el porro en la boca y con la erección aun presente en mis pantalones.

Miguel: Así si…

Alberto: jajaja que cabrón… cariño sinceramente me he empalmado.

Silvia: ya lo veo ya.

Miguel: Si queréis me voy ¿eh?

Silvia: No te preocupes si quisiéramos hacerlo lo haríamos… jajajaja

Tras darle un par de caladas al porro lo pase, Alberto lo cogió pero Silvia se lo quito de la mano fumándoselo ella.

Alberto: Vaya...vaya… pero si hace mucho que no fumas.

Silvia: Bueno… un día es un día… ¿es hierba?

Miguel: Si

Silvia: Lo prefiero… el hachís no me mola…. Me atonta…

Alberto: ¿y la hierba no? …. jajajaja

Silvia: Bueno también pero me rio y si encima bebo….

Alberto: si… cierto con la maría por lo menos te pones mas Activa…

Me dio un codazo, ya me había contado mas de una vez que cuando fumaba maría Silvia se ponía cachonda y juguetona. Que suerte la suya.

Pedimos algo para cenar mientras veíamos el fútbol. Tampoco cesamos con las copas ni con los porros, mas de uno se lo pincho Silvia sólita.
Tras la cena jugamos un rato a las cartas, pero me fije en que Silvia no paraba de acariciar la pierna de Alberto.

Miguel: Bueno chicos… me voy a ir yendo que es tarde.

Alberto: ¿Que dices?

Silvia: Si hombre…. Con lo que has bebido

Miguel: Que si… estoy molestando… ademas vosotros querréis descansar o hacer vuestras cosas…

Señale disimuladamente a la mano de Silvia en la pierna de Alberto

Silvia: Bua…. ¿te molesta el ruido?

Miguel: Depende… ajjajajaja

Silvia: ¿Los gemidos….?

Al decir eso me la imagine follando con Alberto y gimiendo en su cuarto, si de verdad pasaba eso terminaría pajeandome.

Miguel: jajajjaja

Alberto: Tu te quedas a dormir y no se hable mas… como cojas el coche te clava la policía o te chocas por ahí.

Como conté al principio de la historia en mas de una ocasión me quedaba a dormir en su casa.

Miguel: ok….

Alberto: Ademas que prisas tienes… es pronto… te vas a ir sólito a casa…. Venga hazte otro porro mientras jugamos otra partida…

Silvia: Si otro porrito….

Alberto: uyyy como vas cariño jajajaj

Silvia: ¿sabias jugar al poker?

Miguel: Si….

Se me daba muy bien.

Silvia: Venga juguemos algo gracioso.

Silvia se acerco al oído de Alberto y le dijo algo, el tardo un rato en contestar mientras sonreía maliciosamente. Algo malo tramaban.

Alberto: Vale….

Silvia: Vengo pues jugamos un strip poker

Me quede de piedra. Pensé que estaban de coña. Pero Silvia se puso a barajas rápidamente mientras Alberto rellenaba las copas con mas alcohol.

Miguel: ¿estáis locos?

Alberto: ¿por?

Miguel: Strip Poker….

Silvia: Venga no seas cortado así nos reímos…. Si y anos hemos visto todos en bañador mil veces…

Eso era cierto, habíamos ido todos juntos a la playa en muchas ocasiones y yo me había fijado a la perfección en el cuerpazo de Silvia y lo bien que le quedaban los estrechos bikinis que usaba. Accedí, ademas si no aceptaba se iban a poner cabezones y no tenia nada que perder.

Comenzamos la partida, lentamente, no había prisa así que entre cada descarte pegábamos un trago, charlábamos y fumábamos.

La primera mano la gano Alberto contra mi, Silvia ni siquiera jugo, tenia malas cartas. Rechiste ya que fui el primero en perder y tenia que pagar prenda.

Me quite una deportiva.

Silvia: No…. No eso no vale… las deportivas no cuentan.

Miguel: Si que vale

Alberto: Pues por lo menos quitate las dos tío…. Jajajaja

Miguel: Vale…

En ese momento me puse a pensar. Silvia a penas llevaba ropa, solo las deportivas y la camiseta… o jugaba bien o el juego iba a ser corto e interesante para mi.

La siguiente mano la jugué de nuevo solo contra Alberto pero en esta ocasión gane yo, mi colega se levanto y como si hiciera un striptess se quito la camisa, Silvia le piropeaba y animaba desde el sillón.
Tenia un torso fibrado y sin un solo pelo a diferencia de mi… aunque habitualmente era algo que me acomplejaba en piscinas, playas vestuarios, esto no ocurría delante de ellos, ya sabían como era.

La siguiente mano la jugué contra Silvia y me gano con un Full.

Silvia: JAJAJAJAJA acuérdate de que se jugar…

Miguel: Me pensaba que ibas de farol

Silvia: Pues ya ves que no…. ¿Que te vas a quitar? … ¿los botones del pantalón, la pulsera de cuerda… el reloj? Jajajaja

Me puse en pie y me quite la camiseta, para igualar un poco la apuesta en caso de que perdiera Silvia.

Silvia: Vamos …. ese cuerpo…. Na ni no, na ni no…

Silvia tarareo música de striptess y me silbo.

Alberto: Joder tío quiero recordar que tu eras muy bueno al Poker, cuando jugábamos con estos siempre les limpiabas la cartera…. ¿se ta ha olvidado jugar?

La verdad es que siempre se me había dado bien, había ganado mucha pasta, pero también era verdad que hacia mucho tiempo que no jugaba y que tenia la cabeza en otros sitios.

Miguel: No se …. estoy ido….

Alberto: ¿Por tu ex?

Silvia: Porque necesita echar un polvo…

Miguel: jajajaja eso es….

Alberto se me quedo mirando detenidamente. Conocía esa mirada, estaba planeando algo, a saber que, ahora me diría que me iba a presentar a alguna compañera, a alguna amiga de Silvia, o que me llevaría a un puticlub si fuera necesario, se me preocupaba mucho por mi, era un buen amigo. Siempre intentando ayudarme.

Mientras jugamos la siguiente mano les comente mis problemas de curro, ellos lo achacaron a lo mismo, las vueltas que le daba por el tema de mi ex y que necesitaba follar para dejar de pensar en ella, en parte era cierto, cuando estaba solo en casa solo pensaba en ella.

La siguiente mano gane yo y Alberto se quito las deportivas.

Silvia: Que aburridos sois.

Miguel: jajajaja lo dices tu que pasas todas las manos.

Notaba a Silvia súper bebida, la verdad es que a parte del alcohol íbamos todos fumados, esta maría era buena.

La siguiente mano Silvia aposto fuerte, Alberto también y la vedad es que yo no tenia mala mano pero me acojonaron así que pase. En esta ocasión fue Alberto el que gano a Silvia con un Poker, el cabrón también jugaba bien y se lo restregó por la cara a su novia.

Alberto: ¿ahora que?…. Toma…. Jajajaja

Silvia: Bueno…. Yo se perder y no soy como vosotros… gallinas….

Silvia tiro las cartas sobre la mesa, se puso de pie, pego un buen trago a su copa, agarro la camiseta por la parte baja y tiro de ella sacándola por su cabeza. Se acababa de quedar en ropa interior, con un pequeño tanga blanco y el sujetador a juego. Era perfecta su cuerpo aun con unos pechos no muy grandes resultaba apetecible a cualquier tío. La curva de su cadera remarcaba un trasero bien puesto y firme.

Ella demostraba naturalidad aun posando semi desnuda.

Me sorprendió que no hubiera decidido quitarse el calzado y así poder aguantar un poco mas vestida, pero Silvia era así, lanzada e impulsiva.

Alberto: Toma ya… con dos ovarios….

Silvia: Si … no como vosotros gallinas….

Alberto: jajajajaja

No sabia si seria capaz de concentrarme para continuar jugando y encima para provocar aun mas Silvia cogió la cubitera que estaba vaciá y se la llevo a la cocina para rellenarla, dándonos la espalda y dejándonos a la vista su precioso culo en movimiento.

Alberto: Que no me entere yo que ese culito pasa hambre.

Ni yo amigo ni yo…

Silvia regreso justo a tiempo para la siguiente ronda, yo ya había repartido las cartas. Alberto y yo las cogimos pero ella paso directamente sin verlas y se puso a servirnos una copa a cada uno, para ello se paseaba alrededor de la mesa echando hielos, ron y cocacola, y mostrando sus encantos.

Miguel: Muchas gracias por la copa… pero tenia que haber mirado las cartas… por si acaso…

Silvia: No me preocupa… seguro que os gano.

Esa mano me volvió a ganar Alberto y encima me hizo perder bastantes fichas.

Alberto: Vamos…. Jajajajaja

Podía haberme quitado lo calcetines, pero después de lo que acababa hacer Silvia me parecía ridículo.

Me puse de pie y comencé a desabrocharme los pantalones.

Silvia: No me lo puedo creer ¿en serio?

Yo me reía al mismo tiempo que dejaba caer mis pantalones al suelo.

Alberto: Pero tío que la tienes gorda… jajajajaja

La verdad es que de las pocas cosas que estoy muy orgulloso de mi físico es de mi polla, es gorda y de buen tamaño, pero era verdad que cuando decidí quitarme los pantalones no pensé en esto. Tenia el rabo morcillon , apretando mi miembro y marcándolo sobre la pernera de los calzoncillos .

Miguel: Calla cabrón… no me cortes…

Alberto: jajajajajaja

La siguiente mano la jugo de nuevo Alberto contra Silvia y perdió el, quitándose su pantalones. Volvió a repetir la escenita de antes a lo Full monty, haciendo un striptess mientras su novia Silvia lo vitoreaba.
Cuando sus pantalones tocaron el suelo me percate de que el también estaba empalmado.

Silvia: Pero cariño ¿que tenemos hay debajo?¿estas contento?

Habia visto muchas veces en pelotas a mi colega en piscinas, vestuarios y otros sitios y la verdad es que en herramienta ganaba yo, aunque el cabrón tenia mucha mas confianza que yo y no necesitaba unos centimetros mas para ganarse a las tías, pero bueno como cualquier hombre sabe me sentía orgulloso de ganarle en eso.

Alberto: ajajajaja pues claro si voy siempre empalmado y lo sabes…

Silvia: También es verdad… os tengo a los dos en calzoncillos eh… jajajaja

Miguel: Tu no vas mucho mas vestida.

Silvia: Tampoco llevaba mucha mas ropa… ademas si no llego a hacer esto no os animáis vosotros.

Alberto: Eso es cierto… mira si nos hemos animado.

El cabrón hablo en plural.

Alberto: Bueno al paso que vamos tenemos que ampliar la apuesta… no vamos a quedarnos desnudos….

Silvia volvió a agarrar el porro del cenicero dándole un par de caladas.

Silvia: Anda… que cobardes, yo no voy a perder… una mano mas y si queréis cambiamos la apuesta.

Alberto repartió las cartas, la tensión se mascaba en el ambiente parecía una película del oeste, solo faltaban las pistolas, y ni tan siquiera eso ya que las teníamos bajo los calzones y bien cargadas.

Yo tenia una pareja de ases, muy buenas cartas. Las apuestas comenzaron y las cartas aparecían sobre la mesa, ni un solo as, ni una sola pareja mas, no tenia nada solo mi pareja en mano.
Silvia comenzó a subir la apuesta pero Alberto la siguió, yo me retire palmando otra vez unas cuantas fichas, aunque aquí aparte de ser importante no quedar sin ellas era no perder la mano.

Tras un buen rato de tensión, Alberto gano a Silvia con tan solo un trió de doses, el cabrón había tirado para adelante con un dos y un as en mano y le habían salido dos mas y Silvia tenia una pareja de damas.

Alberto: Bueno cariño… lo siento… pero te he ganado… ¿Cambiamos la apuesta ya?

Lo siguiente que paso fue aun mas alucinante, Silvia llevo rápidamente las manos a su espalda y soltó su sujetador, lanzándoselo a la cara de su novio.

Silvia: Por mi no hace falta.

Silvia se acababa de quedar con las tetas al aire. Parecía enfadada o quizá algo picada con su novia, la gustaba ganar y era capaz de llegar hasta el final aunque eso supusiera quedarse desnuda. Realmente la quedaban dos apuestas, el calzado y el tanga.

Sus pechos eran preciosos, pequeños pero muy bien puestos, con unas aureolas morenas y dos buenos pezones apuntándonos. No era capaz de disimular los mire durante un buen rato y Alberto se dio cuenta de ello.

No terminaba de creerme lo que estaba pasando, en muchas ocasiones se habían puesto melosos delante mio, y sabia a la perfección que Alberto era un tanto abierto en el tema sexual y que Silvia tampoco era muy recatada en estos asuntos, lo veían con normalidad, el sexo era un mero medio de entretenimiento.

Quizá era cosa miá, unos pechos por mucho que fueran los de la novia de mi amigo tampoco era algo del otro mundo, era normal, Silvia solía hacer topless en la playa y vestía provocativa, yo le daba mas importancia de la que tenia.

Silvia: Por mi seguimos jugando…. Y si no estáis dispuestos a continuar significa que os rendís ¿supongo?

Alberto: Yo no me rindo…

Silvia se puso a repartir las cartas rápidamente sin llegar a preguntarme a mi si estaba dispuesto a continuar. Y yo por algún motivo no dije nada y cogí las cartas… quería ganar, es mas sabia que podía ganar. Solo tenia que jugar contra ella.

En la siguiente mano parecía que Alberto tenia la misma idea que yo, ganar a su novia para verla desnuda, aunque en el caso de Alberto conociendo lo competitivo que era también puede que simplemente quisiera restregarla por la cara su victoria.

Silvia perdió contra mi y termino quitándose las deportivas… solo la quedaba una prenda.

Siguiente mano, ella comenzó a apostar fuerte y al igual que antes ambos la seguimos con fuerza.

Pero de repente la muy cabrona, cuando mas fuerte estaba la apuesta se retiro dejándonos solos a los dos y gane yo la mano.

Alberto no perdió el tiempo se levanto y delante nuestro se bajo los calzoncillos dejando su polla semi erecta al aire. Tanto yo como su novia ya le habíamos visto antes así que no era algo que causara sorpresa… en mi caso seria distinto.

Alberto se tapo con un cojín.

Silvia: Ehhhh eso es trampa….

Alberto: Cariño… estoy medio tieso.

Silvia: Me da igual…

Alberto tiro el cojín. al sillón. No le quedaban prendas por apostar pero si fichas.

Silvia: Bueno cariño tu en caso de perder tendras que apostarte algo… ¿no? No te queda ropa

Alberto: Si…. Doblemos la apuesta… ¿sexo oral?…

Me sorprendió pero suponía que era alguna broma.

Silvia: Explicate…. ¿si pierdes me comes el coño y si pierdo yo te la chupo yo a ti?

Alberto: Si…. Bueno lo malo es en caso de que pierda yo contra Miguel… no te la voy a chupar tío…. Jajajjajajajja

Silvia: jajajaja

Miguel: jajajaja no mejor que no tío

Como yo pensaba estaban de cachondeo. Aunque no me hubiera importado ver como se practicaban sexo oral el uno al otro, pero supongo que se referían en privado.

De repente Alberto se quedo mirándome.

Alberto: Amor ¿en caso de que pierda yo la apuesta contra Miguel la pagarías por mi?… ¿
y si el la pierde conmigo la pagas por el?

Silvia: Si a ti no te importa a mi me da igual… no tengo problema alguno, ¿pero si pierde el contra mi la pagas tu?

Alberto: Eso ya es distinto… si quiere pagarla el…. Sino lo hago yo… aunque teniendo en cuenta que lleva sin tocar a una mujer desde hace tiempo no creo que tenga problemas… ¿que opinas?

Me estaban vacilando como hacían en otras ocasiones.

Miguel: claro no hay problema… si pierdo contra ti te la chupo yo…. Jajajajajaja no te jode…

Alberto: No mejor que lo haga mi novia…

Silvia: Entonces ¿tenemos apuesta?…. ¿no? Una mamada…

Alberto: Si… como ves yo ya estoy preparado.

Mi colega señalo su polla.

Ambos comenzaron a reírse y yo también por lo cómico y increíble de la situación. Siempre habían tenido un gran sentido del humor y eso me gustaba mucho de ellos, jamas te aburrías en su presencia. En alguna casa rural proponían juegos parecidos. Como el strip twister, que consistía en el twister de toda la vida pero perdiendo ropa, juegos parecidos a atrevimiento, prueba o prenda, etc. Solían hacer cualquier reunión entretenida y coseguian romper el hielo con facilidad.

Silvia recogió la baraja y se puso a repartir, la verdad es que de mano me tocaron malas cartas, pero me daba igual, ellos tampoco podían apostar mucho mas. En el fondo me hubiera gustado que la apuesta fuera real y aun perdiendo tener que pagar comiéndole el coño a Silvia.
Que por cierto estaba recostada sobre su sillón, con las piernas semi abiertas y las cartas en la mano, solo con el tanga.

Esa mano me resulto muy extraña, tanto Silvia como Alberto jugaron fuerte y Silvia termino perdiendo, pero no llego a mostrar sus cartas. No debía llevar nada. Pero fantasee con que si llevaba una buena mano pero quería perder aposta.

Claramente no iba a hacer pagar a Silvia, solo la quedaba una prenda y me resultaba exagerado hacerla quedarse desnuda delante mio. No quería que terminaran discutiendo simplemente por el hecho de ganar una partida.

Miguel: Bueno Silvia… perdiste… jeje se termino el juego… he ganado yo…. ¿no?

Alberto: ¿Como que se termino el juego?

Miguel: Tu vas en pelotas y a Silvia la queda solo una y no hace falta que se la quite… he ganado.

Silvia: No el juego no ha terminado… esto no se ha acabado.

Alberto: Que pague prenda como todos.

Silvia: Ademas hemos doblado la apuesta…

Silvia se puso de pie, en esta ocasión se retiro de su sitio y se coloco justo frente a nosotros en el centro, en esta ocasión fue ella la que se puso a bailar como si hiciese un striptess, de repente agarro el elástico del tanga por los lados y lentamente fue descendiendo su cuerpo encorvándose hasta llevar el tanga a los tobillos, levanto un pie, luego el otro, recogió el tanga con la mano y lo tiro sobre las cartas, en medio de la mesa.
Puso sus brazos en jarras apoyada en sus caderas.

Silvia: Continuemos.

Era la primera vez que veía el coño de Silvia, la mayor intimidad de la novia de mi mejor amigo en mis narices, rasurado por los labios y con una pequeña linea de vello sobre el pubis, era precioso y me resultaba apetecible. A penas la tenia a un metro de distancia, no dejaba de mirarla, incluso inconscientemente olfateaba el aire para poder oler su perfume, mi polla iba a reventar.

Silvia regreso a su asiento, Alberto la miro sonriente.

Alberto: Madre miá que comidita de coño te hacia ahora mismo.

Silvia comenzó a reírse y abrió las piernas lentamente mientras que apoyaba una mano sobre su pubis acariciando el poco vello que tenia.

Silvia: Pues empieza… cuando quieras eh….

Joder mi polla palpitaba de nuevo.

Alberto: No… voy a esperarme a ver quien paga la apuesta, quien sabe, a lo mejor gana Miguel… que como todos sabemos esta mucho mas necesitado que yo… jajajjajaja

Silvia: Si la verdad es que para el pobre esto tiene que ser todo un castigo…. Jajajjaja… una prueba de fuerza…

Ambos me miraron riéndose, era verdad lo que decían, lo raro era que no me la hubiera sacado y pajeado en sus caras para que se callaran.

Silvia: Bueno…. ¿quien sabe? Hablamos mucho…. Seria un castigo si le resultase atractiva… puede que no le guste…

Alberto: ¿puede? Aunque algo me dice que si ¿eh Miguel?

No sabia muy bien como reaccionar y menos aun que contestar, Alberto sabia desde hace tiempo que Silvia me resultaba atractiva, pero yo jamas se lo había mencionado a Silvia a la cara, alguna vez la he dicho “que guapa vas” en momentos específicos, pero nunca a la cara, y no hablábamos de un simple piropo, estaba desnuda ante mi y pretendía que respondiera ¿si me ponía cachondo?.

Miguel: …… si…. Eres muy guapa Silvia….

Silvia: No hablamos de mi cara…. Jajajjaja

Miguel: Tienes…. Un … cuerpazo…. No hay discusión a eso…

Alberto: ¿Como no le vas a poner amor? A cualquier tío hetero…

Silvia: Bueno… bueno… tendré que creérmelo… pero no estoy segura, lo mismo lo dice por cumplir… Bueno reparte….

Yo estaba en mi mundo.

Silvia se llevo la mano a su entrepierna y chasqueo dos dedos delante de su coño.

Silvia: Eoooo…. Miguel … reparte.

Tenia la mirada fija allí.

Miguel: Si lo siento… voy….

Silvia: No pasa nada jajaja es parte del juego.

Me puse a repartir. En esta ocasión fue Alberto el que paso, lo lógico es que hubiera querido jugar el con su novia, mas que nada para poder ganarla la apuesta, pero me dejo solo contra ella.
Cuando levante la tercera carta ella comenzó a mover sus piernas con nerviosismo mientras revisaba sus cartas, esto hizo que volviera a fijar mi atención en su entrepierna y no en su cara. No me di cuenta pero me colo un farol y gano ella la mano.

Silvia: Ahhhh jajajjajaja vamos vaga prenda…..

Me quede pálido, pero como es lógico tenia que pagar al igual que habían hecho ellos, aun así me hice el remolón.

Miguel: No…. No jodáis…..

Alberto: jajajjaa no jodas tu… esta mi novia completamente desnuda delante tuyo y vas a poner problemas por quitarte los calzones….

Silvia comenzó a reírse mientras asentía con la cabeza.

Alberto: o ¿me vas a decir ahora que te acompleja el tamaño de tu polla? …

Miguel: No eso no…. Pero…

Alberto: Venga… ya me hubiera gustado a mi jugar a estas cosas cuando tenias novia… así habría estado esto mas equilibrado…

Eso no habría pasado nunca ya que mi ex novia era muy cortada y aburrida, a penas salíamos de lo convencional, yo solo había tenido una novia en mi vida así que mi vida sexual tampoco era algo de lo que alardear y como os cuento encima era mas bien sosa.

Resople, me puse de pie, agarre mis calzoncillos y los baje rápidamente.

Mi polla como os he dicho antes estaba morcillona gracias a las estupendas vistas que me daba Silvia.

Miguel: Ale ¿contentos?

Alberto: jajajaja si… bueno por lo menos es lo justo… todos en bolas… ya no vas ganando…

Silvia: Guau…. Te lo tenias bien calladito Miguel…

Sin querer me ruborice.

Silvia: Menuda polla ¿no?

Silvia me miraba directamente al rabo, yo estaba de nuevo sentado con las piernas abiertas y mi polla y huevos colgando.

Silvia: ¿Eli tenia que estar contenta?

Alberto: Eli… si… el no mucho… a penas le dejaba meterla.

Miguel: eso es cierto…. No mucho….

Silvia: Pues que tonta ella se lo pierde…. Bueno pero con eso entre las piernas ya te digo yo que no vas a tener problemas con ninguna otra.

Alberto: Pero si lleva un huevo de meses sin meterla desde que la dejo esta….

Silvia miro a Alberto de nuevo con sorpresa como si no supiese de que la hablaba o como si la hubiera enfadado lo que acababa de decir. Parecía querer defenderme.

Miguel: No pasa nada Silvia es verdad… la tengo de adorno.

Silvia: Bueno… pues que sepas que es un adorno muy bonito y de buen tamaño.

Me guiño un ojo y sonrió, intentando hacer que me sintiera mejor.

Silvia: lo que no me acaba de convencer es el matorral de encima.

Alberto: jajajajaja Silvia es anti vello.

Era cierto que Alberto lo llevaba recortado, casi rasurado y afeitado por los lados, yo solo me afeitaba los huevos, la parte alta del pubis la tenia muy descuidada, con mi chica si me lo recortaba pero hacia tiempo que tenia la zona abandonada.

Silvia se levanto cogió la baraja y se la dio a su novio.

Silvia: Venga vamos a terminar esto …. vamos a ver quien pierde.

Alberto repartió con agilidad. Silvia sonrió al ver sus cartas, podía ser un farol o puede que fueran realmente buenas, mis cartas no estaban mal, pero todo dependía de las que salieran en mesa, Alberto se quejo de las suyas, pero era algo que hacia habitualmente siendo buenas o malas para despistar.

Las cartas fueron saliendo, sobre la mesa y las apuestas fueron subiendo, yo de momento tenia un trió.

Solo quedaba una carta por salir.

Silvia: No se por que seguimos alargando esto…. All in.

Metió todas las fichas que la quedaban sobre la mesa.

Alberto: Así solo puede ganar uno…. Nadie paga en si….

Silvia: si de mejor a peor jugada se pagan las apuestas….

Alberto: ¿como es eso?

Cuando empezaban a hablar así, ya iban a comenzar a bromear.

Silvia: Muy fácil…. Por ejemplo, Yo gano, la siguiente jugada es la de Miguel y luego la tuya, pues como queráis, o me lo come el y luego tu o me lo coméis los dos a la vez… jajajjaja

Alberto: jajajajja que lista.

Me reí con nerviosismo.

Alberto: Si gano yo y luego tu jugada, me lo comes tu y Miguel mientras te lo come a ti ¿eso tampoco esta mal eh?

Silvia: La verdad es que no… mmm… bueno apostad.

Yo como es lógico hice All in, ya no por la bromita de las apuestas que me encantaría que fuera real, sino por que no tenia lógica continuar el juego yo solo. Alberto también hizo All in.

Cogió una carta boca abajo, alejo la baraja y dio tensión al asunto.

Alberto: All in… así que levantemos nuestras cartas antes de ver esta.

Silvia: Venga.

Silvia tenia solo una pareja de J…. podía superar mi trió dependiendo de la carta que saliera. Alberto no tenia absolutamente nada un As en la mano… pero sin posibilidades a ganarme. Y yo ya tenia un trió con mi pareja y la carta de la mesa, podía hasta salirme un poker.

Alberto: Bueno creo que de momento he perdido… jajajaja

Lanzo la carta sobre la mesa boca arriba y era un Rey. Nada… yo había ganado la partida.

Miguel: jejejeje os gane….. pura suerte.

Alberto: Que cabrón… siempre gana.

Silvia: Que suerte tienes tío…

Miguel: La verdad es que si… siempre gano.

Alberto: Bueno pero creo que nunca partidas de este tipo o premios así…

Volvía a bacilarme con el premio.

Silvia: jajajaja esta opción no la habíamos barajado, entonces Yo se la como a Miguel y tu el coño a mi ¿no?… pero ¿a la vez?…. Jajajaja

Alberto: jajajaja como tu quieras.

Continuaban con las bromas, pero mi polla se volvía a empalmar con la puta conversación.

Silvia: No… yo creo que mejor se la chupo a el solo y cuando termine cobro mi premio… para no distraerme que ya sabes como me pongo cariño…

Alberto: Ok…. Jeje

Alberto se tiro hacia atrás en el sillón con la copa en la mano. Silvia se puso en pie, cogió su copa y le pego un buen trago, luego agarro la pequeña mesa en la que jugábamos y la retiro. Yo estaba paralizado no entendía que estaba haciendo. Lo gracioso fue que al apartar la mesa planto su culo en pompa en mi cara, dejando de nuevo mi mente en blanco.

Silvia se giro y dijo “bueno vamos aya”, se coloco entre mis piernas que continuaban abiertas apoyo sus manos sobre mis rodillas para ayudarse a descender y se arrodillo en la alfombra bien pegada a mi.

Miguel: Espera espera…. ¿pero que haces Silvia?

Silvia: ¿Que voy a hacer? … Pagar la apuesta….

Miguel: jajajjaa no no… estábamos de coña….

Alberto estaba callado mirando con una ligera sonrisa en los labios.

Silvia: Que va…. Hablábamos en serio ¿verdad cari?

Alberto: Ya sabe el que con las apuestas no bromeamos, somos muy competitivos pero siempre pagamos, sino no serian apuestas.

Eso era cierto siempre cumplían.

Miguel: Pero no hace falta en serio …. ¿como vas a hacer esto? ¿eres la novia de mi amigo?….

Silvia: ¿como lo voy a hacer?…. Con las manos y la boca… jajaja

Alberto: Por mi no te preocupes… tiene que pagar la apuesta… sino que no la hubiera hecho.

Miguel: Pero que no es necesario.

Alberto: Si que lo es si…. Jajaja y mas en tu caso…

Silvia: ¿no quieres que lo haga?…. Lo mismo no te pongo…. Dilo en serio no pasa nada…

Respondí instintivamente.

Miguel: Si que me pone… mucho… pero….

Pero no quería perder la única amistad que me quedaba, esto me parecía una locura, pero mi estado de animo era otro distinto, mi polla comenzó a empalmarse ante la novia de mi mejor amigo.

Silvia: jaja bueno aunque no me hubieras respondido ya lo veo yo sólita.

Como podía estar ocurriendo esta locura Silvia, amiga y novia de mi mejor amigo iba a regalarme una mamada mientras el miraba impasible en el sillón de su casa en la que tantos momentos habíamos pasado. Esto era una fantasía.

Mientras yo intentaba pensar en lo que estaba ocurriendo Silvia agarro mi polla aun algo morcillona y la guio hacia su boca. Yo instintivamente me eche un poco hacia atrás.

Silvia: tranquilo que no muerdo.

Ella me dedico una de sus dulces y morbosas sonrisas mientras volvía de nuevo a acercar sus labios a mi polla. No me lo podía creer.

Ella miraba la punta de mi capullo, apoyo sus labios en el y me dio un beso, luego levanto la mirada directamente a mis ojos y antes de empezar me hizo una pregunta.

Silvia: Si no te gusta o quieres que lo haga de alguna forma en especial dímelo… no te cortes.

Abrió su boca y se metió mi capullo en la boca.

Hacia muchísimo tiempo que nadie me la chupaba y cuando digo mucho me refiero a bastantes meses mas de 9 como poco, aun estando con mi novia apenas me la chupaba, decía que la daba asco , y las pocas veces que lo hacia era con condón, así que se podía decir que era la primera vez que me la chupaban de verdad. Esto Alberto lo sabia ya que se lo había contado en alguna ocasión.

Hundió su boca tragando aun mas mi polla, apretando con sus labios y produciéndome un placer que jamas había sentido, literalmente jamas, era la primera mujer que pasaba su lengua directamente por mi rabo.

Silvia volvió a subir sin dejar de lamer mi rabo al hacerlo y para mas inri emitió un pequeño sonido “ mmmm” como si la gustara su sabor.

Tuve que cerrar los ojos, no era capaz de mirarla directamente a los suyos mientras me la chupaba, me parecía muy violento a la par que morboso. Mis manos involuntariamente se agarraron con fuerza a los cojines que tenia a cada lado.

Ella comenzó a incrementar la velocidad mientras que una de sus manos empezó a masajear mis pelotas. Indescriptible…. Envidiaba a Alberto si de verdad recibía mamadas similares de continuo, no podía quejarse jamas.

Silvia volvió a emitir otro gemido “mmmmm”. Joder iba a hacer que explotara. Pero ¿Como podía ser tan puta? No había puesto el mas mínimo problema en chupar otra polla que no fuera la de su novio y encima a parte de estar haciéndolo estaba saboreándola. Parecía disfrutar haciéndolo.

Mis manos soltaron los cojines y sin querer una de ella se escapo de mi control yendo a parar a su cabello.

Parecía estar dejándome llevar, como si se tratase de un sueño y solo quisiera disfrutarlo. Abrí los ojos y me quede mirando a Silvia, ella continuaba mirándome, sus cabellos se movían con el va y ven de su cabeza, el carmín de sus labios estaba corrido.

Miguel: Para Silvia me voy a correr….

Silvia continuo aun con mas fuerza…

Yo estire mi mano mientras ella continuaba chupándomela, agarre mis pantalones y saque mi cartera, pude ver como Alberto miraba extrañado, al igual que Silvia que miraba con el rabillo del ojo.

Saque un preservativo de su interior.

Alberto: ¿Te la piensas follar?

Le mire extrañado, pero rápidamente. comprendí por que lo decía, le parecía raro lo del condón.

Miguel: Es para poder correrme.

Silvia se saco la polla de la boca cogió el preservativo de mis manos y lo tiro a un lado.

Silvia: Pero ¿que tonterías dices Miguel? ¿te vas a poner un condón para correrte?… jaja

Volvió a meterse la polla en la boca rápidamente., sacando la lengua por los lados de sus labios y lamiendo mi polla al mismo tiempo que continuaba subiendo y bajando, apretando mi rabo con sus labios y sus manos a la vez.

No sabia que hacer, jamas me había corrido en la boca de una chica, era algo que me ponía muchísimo pero por culpa de mi novia lo veía como algo antinatural.

Mi polla decidió por mi y comenzó a brotar el semen a propulsión, Silvia hizo una pequeña pausa con el primer chorro, debía llevar bastante fuerza, ya que lo note hasta yo, ademas la cantidad de mi semen últimamente era exagerada debido a que apenas me masturbaba.

Miguel: Dios…. Ahhhh…. Si….

Silvia: mmmmm

Miguel: uffffff….

Silvia no solo no paro cuando termine de correrme sino que continuo durante un minuto mas sacando brillo a mi polla y dejándome el cipote reluciente.
Cuando se aparto no quedaba ni rastro de lefa.

Silvia sonreía con la boca llena viendo mi cara de satisfacción. Yo sin querer también la sonreí, de alguna manera o de todas las posibles estaba súper agradecido.

Para mayor sorpresa ella se lo trago. Se trago toda mi corrida, sin problemas, sin quejas, sin ascos. Silvia era toda una puta, en el buen sentido de la palabra si lo hay. Me resultaba súper morbosa, no tenia tapujos.

Silvia: ¿Que tal? ¿Te ha gustado?

Miguel: En serio me ha encantado.

Silvia: Joder tío… como se te ha puesto de dura… y menuda corrida ¿ibas cargado eh?

Miguel: Si…. Lo siento

Me avergoncé.

Silvia: no tienes por que pedir perdón tío, jajaja si lo de lo dura que se te ha puesto es un alago, sobre todo para mi… y en cuanto a la corrida… simplemente me ha impresionado…

Agarro de nuevo mi polla que aun poniéndose morcillona aun mantenía un buen tamaño y subió y bajo la mano una única vez.

Silvia: Sobre todo el tamaño… (miro a Alberto) … en esto te gana cari…. Con diferencia.

Alberto por fin abrió la boca, no me acordaba ni que estaba ahí sentado.

Alberto: El tamaño no es lo mas importante.

Silvia: jajaja eso lo dices tu… bueno…. ¿Que?

Silvia se levanto, de nuevo se apoyo en mis rodillas para hacerlo y luego se sentó muy cerca mio, en la curva que hacia el sofá. Abrió sus piernas dejando una apoyada en el ala en la que estaba Alberto y la otra en la miá, dejando su coño abierto justo done el sillón hacia esquina.

Silvia: Me toca cobrar a mi ¿no?

Alberto simplemente sonrió, se levanto del sofá, me fije que su polla también estaba tiesa. En ese momento no me resulto extraño el morbo que había en el ambiente se podía olfatear, si yo hubiera vivido una situación igual siendo mi novia la protagonista seguramente también habría disfrutado mirando, o quizá no, pero en ese momento y con tanto alcohol, lo veía posible.

Comenzó a gatear por la misma alfombra en la que se había arrodillado anteriormente su novia hasta hundir su cara en la entre pierna de Silvia.

Como si fuera un animal lamia de arriba a abajo su coño.

Con la primera pasada Silvia pego un gemido que me dejo de piedra, al mismo tiempo que se dejo caer hacia atrás, cerrando los ojos, la segunda, la tercera, la cuarta lamida, hicieron que su mano agarrara sus pechos apretándoselos, mientras que con la otra se agarraba el cabello.

Silvia: Ahhhh Dios….

Alberto hundió su lengua en el interior de su coño describiendo círculos, como si intentase escribir algo con saliva.

De vez en cuando descendía hasta su culo y lo lamia y apretaba intentando introducirse dentro.
Que envidia tenia, me encantaría ser yo el que hacia eso.

En uno de los espasmos de Silvia estiro tanto su pierna que llego a apoyar su talón sobe la miá, rozando de nuevo mi polla.
Ella abrió los ojos y me miro, mientras yo miraba lo que hacia Alberto probablemente mi cara demostraba el hambre y envidia que sentía.

Silvia: mmmmm …. cari…..

Alberto alzo la mirada sin dejar de lamer.

Silvia: No puedes ser así de egoísta…..

Alberto me miro.

Silvia: Deja algo para el invitado.

Alberto se retiro lentamente y me sonrió, luego me señalo la entrepierna de su novia con ambas manos.
Yo dude, pero después de lo que acababa de hacer Silvia no me iba a volver a poner a discutir disimulando en hacer algo que realmente estaba deseando.

Me lance al suelo y comence a lamer su coño, estaba empapado por sus propios flujos y por la saliva de mi amigo, pero en ese momento no era para nada escrupuloso, estaba delicioso.
Movía mi lengua en todas direcciones, lamia su clítoris lo que hacia que Silvia emitiera algún que otro gemido que hacia que yo me pusiera aun mas cerdo.

Silvia, bajo sus manos posándolas a los lados de mi cabeza sujetándomela y obligándome a mirarla a los ojos, esto me daba mucho morbo y corte a la vez.

Silvia: ¿Te gusta?

Yo asentí con la cabeza sin dejar de lamerlo. Ella sonrió con mi respuesta.

Silvia: Esta delicioso ¿Verdad?

Sus preguntas y su tono era muy morboso, sobre todo su cara picara.

Una de sus manos ascendió hasta mi pelo, enredando los dedos en el, alzo ligeramente sus caderas y me obligo a descender con mi lengua hasta su culo.
Jamas le había comido el culo a mi es. Pero ella no era mi ex.
Comencé a lamerlo intentando entrar en el como había hecho antes mi amigo.

Silvia continuaba sonriente.

Volvió a tirar de mi pelo hacia su coño y me obligo a hundir la lengua dentro mientras que con su otra mano comenzó a presionar su clítoris, con movimientos rápidos de su dedo indice y corazón.

Silvia: ahhhhhh siiiiiii…. No pares…. Sigue cariño….. ahhhhh no pares…..

Silvia se corrió con mi comida. Acababa de conseguir que la novia de mi mejor amigo, la musa de mis pajas se corriera, esto era mas que un sueño.

Me senté de nuevo en el sillón, cogí la copa y le pegue un buen trago, luego mire a Alberto que continuaba sentado en el mismo sitio de antes, con una erección brutal.

Miguel: Gracias tío… en serio….

Alberto: No me las des a mi… dáselas a ella.

Mire a Silvia

Miguel: Muchas Gracias…

Silvia: jajajaja

Alberto: Bueno cariño ¿y yo que?

Silvia miro a su novio, se levanto y se acerco a el, susurrándole algo al oído, Alberto se levanto y le dio un beso en los labios, no pude dejar de pensar al ver esa imagen de que esos labios acababan de chupar mi polla y tragar mi lefada.

Silvia tiro de Alberto para salir del salón.

Alberto: Ahora vengo… tomate algo mientras.

Era súper tarde, pero ya tenia mas claro que el agua que me quedaba a dormir, había fumado y bebido en exceso, no era capaz ni de bajar las escaleras así que menos aun coger un coche. Comencé a escuchar risitas por el pasillo, eran de Silvia.

La curiosidad me mataba… iban a follar, ya podían haberlo hecho delante mio… al fin y al cabo…

Tenia que echar un vistazo, así que me levante muy lentamente y me encamine por el pasillo, conocía su casa a la perfección, su dormitorio estaba frente al cuarto de baño, así que si me pillaban diría que iba a mear, al fin y al cabo tampoco era mentira del todo, me meaba como un cabrón.

Cuando llegue a su habitacion me fije que la puerta estaba entornada pero no encajada del todo, así que apoye mi mano y la empuje ligeramente, apenas cabria un bolígrafo por el hueco que abrí.
Pero pegando el ojo podía ver a Alberto tumbado boca arriba en la cama mientras Silvia le chupaba la polla.
Tras un buen rato de mamada comenzó a gatear sobre el cuerpo de mi amigo hasta que llego a su boca y comenzaron a morrearse y jugar con sus lenguas mientras que Silvia tanteaba la entre pierna de Alberto, localizando su polla.
Una vez que la tubo en la mano la agarro con fuerza y la guio a su coño.
Se la introdujo hasta el fondo pegando otro buen grito de placer.

Alberto: Estabas empapada eh…

Silvia: Joder cari…. Ahhh… una mamada es una mamada…. Sabes que me pone chuparla…

Alberto: Ya me he dado cuenta al comértelo puta….

Silvia: mmmmmm…. ¿te has puesto celoso?…. Ahhhhh

Alberto: No…. Para nada puta….

Silvia: No pares…. Me corro…..

Alberto continuo empujando durante un rato…. Hasta que Silvia dejo de gemir y se tiro sobre su cuerpo. Ambos acababan de correrse.

Silvia: Bufff…. Menudo día ¿no?

Alberto: Joder voy colocadisimo

Silvia: Ya… y yo….

Podía haber dejado de espiar pero algo me impulsaba a quedarme un rato mas y escuchar lo que no me importaba.

Silvia: Se la he chupado a Miguel jajajaja y me ha gustado.

Alberto: jajajaja joder si vamos muy drogados… bueno el pobre lo necesitaba menuda temporada esta pasando y encima rayado todo el día con su ex… esto seguro que hace que la olvide…

Silvia: Si… pobre… joder por cierto cari… menuda polla se gasta

Alberto: ¿que pasa?¿te ha gustado?

Silvia: Joder pues si tío… no te mosquees…

Alberto: No me mosqueo tonta…

Silvia: Me a impresionado el rollo que tiene, con lo cortadito que es… imaginate un pollazo así… bufff. Me pongo mala de pensarlo.

Yo también me estaba poniendo malo tras la puerta con la conversación.

Alberto: ¿Ah siiiiii guarrilla?

Silvia: ¿la novia de este chico era imbécil o que?… parece cortadito pero seguro que follando es un animal…

Silvia se mordió un labio.

Alberto: Joder pues si que te pica la curiosidad… bueno me piro al salón.…. Ahora vuelvo y seguimos….

Alberto se levanto yo me aleje corriendo de la puerta y me metí en el cuarto de baño. Puede que me viera, pero no dijo nada, yo mientras tanto meaba con la puerta abierta y pude escuchar a Silvia decir que se iba a pegar una ducha.

Entonces sin que yo llegara a terminar de mear, Silvia entro en el cuarto de baño y como si nada me saludo tocando mi espalda.

Silvia: uffff… estoy sudadisima… voy a pegarme una duchita….

Miguel: ahhh vale….

Termine de mear, me sacudí la polla y salí del cuarto de baño regresando al salón., donde ya estaba Alberto con una copa para cada uno.

Miguel: ¿Que tal?

Alberto: Un polvo rápido…. ¿y tu que tal?…. Has descargado así que supongo que estarás mas relajado….

Miguel: Que locura ¿no?

Alberto: Si… bueno… digamos que no vamos bien… ninguno… mañana esto no habrá pasado seguro… ajjajajaja

Yo no iba a olvidarlo jamas. Y por sus palabras me imaginaba que al día siguiente se arrepentirían de lo sucedido, ellos no estaban acostumbrados a fumar tanta maría como yo.

Tras un rato de charla en la que Alberto intentaba evitar el tema de lo que acababa de pasar, escuchamos la puerta del cuarto de baño, seguramente Silvia había terminado y regresaba a la habitación.

Alberto: Espera un momento tío…

Miguel: Ok

No sabia si iba a volver a follársela, a darla las buenas noches ya que era tarde o que, pero no iba a volver a jugármela espiándoles.

Tras unos cuantos minutos, mi amigo regreso al salón. sonriente y susurrando me dijo.

Alberto: Mañana esto no habrá pasado… pero hoy si

Me guiño un ojo y luego dijo en voz alta.

Alberto: Buenas noches tío.

Luego corriendo me mando callar con el dedo indice y me indico que le siguiera, el iba andando casi de puntillas así que le imite.

Llegamos hasta la puerta de su dormitorio, le mire extrañado, el empujo lentamente la puerta y me indico que entrara tras el. Nada mas pasar yo cerro la puerta.
El dormitorio estaba con la luz apagada, la única iluminación eran las dos lamparas de las mesillas tapadas con telas rojas. Habían puesto algo de música con el móvil y lo mas importante, Silvia estaba completamente desnuda, con las muñecas semi atadas a las piernas y con los ojos vendados en la cama.

Silvia: ¿cariño estas aquí?

Alberto respondió.

Alberto: si…

Silvia: mmmm

Se notaba que ya habían jugado a esto de vendarse.

Alberto se acerco por la espalda de Silvia y comenzó a lamerla el cuello, mientras que con su mano apretaba su pecho, ella pegaba pequeños suspiros y respingos por el placer y la impotencia de no poder agarrarle.

Silvia: joder cariño… como me pones…. ¿ya has dado las buenas noches a nuestro invitado?

Alberto: SI… y sabes que no se habla.

Era algún juego que hacían habitualmente. Alberto cogió el teléfono móvil de la mesilla, se alejo de la cama y vino junto a mi, entonces se puso a escribir algo en la pantalla y me lo mostró.
En el ponía “ acercate a la cama conmigo y no hables, ni una palabra”.

Mire a Alberto y negué con la cabeza, pero el puso cara de desprecio, me agarro por la muñeca y me aproximo el mismo hasta la cama. Estiro mi mano y la poso sobre uno de los pechos de su novia haciendo que lo tocase… yo hice un poco de fuerza, no mucha, haciendo como que apartaba la mano, pero Silvia emitió un gemido y deje de hacer el tonto.

Mi otra mano se acerco a su otro pecho y comencé a acariciarlos y estrujarlos sin llegar a apretar.

Silvia continuaba emitiendo gemidos de placer y contoneando su cuerpo como si la dieran escalofríos.

Alberto escribió algo de nuevo en el teléfono y me lo enseño.

“ Haz que sufra de placer, ve lentamente y si ves que quiere mas para eso la pone mucho”.

Continué acariciándoselos y parando, esto hacia que Silvia se estremeciese y arrimara su cuerpo a mis manos, Alberto me hizo un gesto con su boca y lo comprendí rápidamente.

Acerque mis labios a su pecho y lamí sus pezones, de la manera mas delicada que pude, lentamente, cosa que me costaba por el morbo que sentía. Ni que decir tiene que polla asomaba tiesa entre mis piernas.

Estaba arrodillado en desnudo en la cama de mi amigo con su novia, vendada y engañada ya que pensaba que estaba con su novio.

Alberto volvió a escribir algo. “Besala y juega con tu lengua y la suya, la pone muy burra”. Aquí me raye un poco, seguramente notara la diferencia, yo que se, el aliento, el olor del sudor… mil cosas. Cogí el teléfono con mi mano izquierda y se lo comente a Alberto “se va a dar cuenta que no soy yo. El aliento el olor, etc, esto es pasarse de la raya”.
El puso cara de mosqueo y comenzó a escribir mientras yo continuaba acariciando sus pechos.

“Va fumadisima, no se entera de nada, te lo aseguro, a parte con lo que hemos bebido el aliento nos huele igual a todos, con el calor que hace todos estamos sudados, y por ultimo no creo que tengas esta oportunidad ninguna otra vez”.

Leí todo detenidamente, quería creer que tenia razón. Volvió a coger el teléfono móvil y me escribió algo de nuevo.

“Mira tío te estoy dando permiso para que te la folles o que hagas lo que quieras, me piro del cuarto, tienes mi autorización, tu sabrás,…. Pasalo bien”.

Alberto me dio el móvil y sin esperar a que llegara a leer lo que ponía salio de la habitación como un ninja, sin hacer el menos ruido y allí me dejo, a solas con su novia, desnudos y con autorización para hacer lo que quisiera.

Volví a mirar a Silvia que continuaba gimiendo.

Me levante de la cama y me acerque por su espalda, me arrodille detrás suyo, con mi mano aparte el pelo de su cuello y acerque lentamente mi boca. Ella puso el cuello un poco de lado facilitándome el trabajo.

Lami su cuello y ella se estremeció.

Silvia: mmm

Abrí la boca y la mordí, ejerciendo presión pero de una manera cariñosa. Ella giro el cuello bruscamente haciendo que soltara pero no por que la hubiera hecho daño, todo lo contrario la sensación de placer.

Silvia: ahhhh… mmmm

Volvió a facilitarme su cuello y yo volví a morderla. Mientras mi boca jugaba con su cuello mis manos regresaron a sus pechos y continué manoseándoselos. Mi lengua fue subiendo lentamente por su cuello hasta que llegue a su oreja, mordiendo su lóbulo y pasando mi lengua por su oído.

Ella volvió a emitir otro gemido de placer. Notaba su piel de gallina y los espasmos de impotencia de su cuerpo.

Entonces dejo caer su cuerpo que estaba en tensión, de rodillas en la cama, al hacerlo su precioso culo choco de bruces con mi cipote.

Ella noto con lo que había chocado y comenzó a pasar sus nalgas por mi polla pidiéndome caña.
Giro la cabeza pegando su mejilla contra la miá, de espaldas pero con nuestras caras juntas, Silvia jadeaba a centímetros de mi boca, notaba su saliva en mis labios.

La novia de mi amigo estaba cachondisima.

Volvió a abrir la boca y saco su lengua buscándome, yo hice lo mismo y se encontraron fuera de nuestras bocas, ella comenzó a lamer mi boca y mi lengua, salivando toda mi cara. Me estaba poniendo burrisimo, un beso con lengua me parecía algo muy especial, personal hasta mas que una mamada y mas sabiendo de quien era novia.

Gire su cabeza aun mas y hundí mi lengua en su boca, sus besos eran húmedos y sucios, me ponía mucho escucharla gemir mientras lo hacia.

Mi mano descendió acariciando sus pechos y vientre hasta llegar al vello de su pubis en el que me entretuve acariciándolo con delicadeza, provocándola de nuevo espasmos de placer e impaciencia. Lentamente introduje mis dedos en su coño mientras que la palma de mi mano acariciaba su clítoris.

Aquí fue cuando de verdad comenzó a gemir y botar sobre la cama, golpeando aun con mas fuerza mi polla.

Mientras hacia que temblara de placer notaba como intentaba deshacerse de sus ataduras, pero no era capaz por lo que pude comprobar Alberto sabia lo que se hacia al apresarla.

Era cierto que hacia muchísimo calor, el sudor de mi cuerpo como el de Silvia, caía por nuestra piel hasta llegar a las sabanas que estaban inundadas de fluidos.

Por lo que había escuchado antes a Alberto las normas eran simples, ella no podía hablar y por la cuenta que me traía yo tampoco. Pero Silvia se la salto.

Silvia: Ohhh siiii….. si…. Dios….

Intento hacer que parara con sus muslos, pero note que llegaba al orgasmo y continué con mas fuerza haciendo que pegara un grito de placer.

Silvia: Dios…… ahhhhhhhh

Descendí el ritmo de mi mano lentamente y me retire de su espalda. Ella cayo rendida en la cama… pero continuaba gimiendo.

Silvia: Te toca a ti cari… Follame….

Miguel: shhhhhhh

La mande callar chistandola. Pero pensaba hacerla caso.

Gatee por la cama, hasta colocarme de rodillas entre las piernas de Silvia, involuntariamente antes de hacer lo que iba ha hacer me puse a buscar con la mirada un condón en la mesilla, no tenia condones a mano, ni tan siquiera tenia mis pantalones alli y sabia que Alberto no usaba habitualmente goma con su novia por que me lo había comentado, pero no recordaba si era por que hacia la marcha atrás, por que le gustaba el riesgo o por que Silvia tomaba la pastilla.

Me dio igual.

Agarre mi polla y la introduje muy lentamente en su coño. Estaba empapada, pero aun así lo hice milímetro a milímetro, tomando el tiempo necesario para que fuera ella la que lo pidiese.

De verdad que aquí dude que ella no supiera que no era su novio, por la diferencia de tamaño. Pero al escucharla gemir al introducírselo por completo pensé que si de verdad se había dado cuenta que no era el, no solo la daba igual, sino que estaba cachonda. Lo mas probable es que la fumada no la dejara pensar en estas cosas, como iba a pensar ella en que su novio la iba a engañar así.

Comencé a empujar una y otra vez. Sin parar. Marcando un buen ritmo, mientras esta diosa no para de gemir y gritar. La estaba haciendo disfrutar.

Silvia: siiii… ahhhhh siiiiii

Se estaba corriendo de nuevo, me encantaba oírla gemir.
En una de mis embestidas me di cuenta que mi barriga golpeaba el pubis de Silvia, pero si no se daba cuenta del tamaño menos aun de eso.

Silvia: Cambiemos de postura.

Miguel: Shhhhhh

Silvia: No hace falta que me desates… cari… dejame encima….

Con las manos tal y como las tenia era difícil, pero rápidamente solté el velcro que unía sus manos a sus piernas y la deja con las manos atadas adelante cada una al tobillo del mismo lado. Me tumbe en la cama boca arriba y ella agilmente, como si de una tigresa se tratara se subió a mi y se metió de nuevo la polla dentro.

Silvia: Joder…… ahhhhh… hoy estas súper duro…. Mmmmm

Ya no la mandaba callar….

Silvia: Joder cari…. Que calenton……. Mmmmmmm

Mi polla iba a reventar, agarre sus cachetes ayudándola con las subidas de cadera, y dejaba caer su peso de nuevo al bajar, introduciéndosela enterita.

De repente sus manos se apoyaron en mi vientre, me asuste, pero solo un segundo, ya que el placer no me dejo darle mas vueltas. En este aspecto si que era fácilmente diferenciable Alberto de mi, el tenia tableta y yo barriguilla. Pero tampoco pareció darse cuenta y continuo follándome…

A penas me quedaban unos segundo para volver a correrme en el interior de la puta de Silvia, la novia de mi mejor amigo, no debería hacerlo, pero me daba igual el calenton no me dejo pensarlo con claridad.

Silvia: ahhhh me corro……

Me dieron ganas de decirla que yo también, pero no lo hice, simplemente comencé a correrme a la par que lo hacia ella, acompañada de sus gritos y gemidos y de resoplidos míos.

El orgasmo mutuo duro casi un minuto y al terminar Silvia continuo durante un par de minutos mas moviendo su cadera sobre mi polla.

Silvia: Joder… en serio… hoy la tienes como un mástil amor….. te ha puesto lo que he hecho antes a Miguel….. ¿Eh?

Notaba el semen saliendo de la vagina de Silvia sobre mi.

Silvia: Por que a mi si… jajaja vamos a tener que invitarle mas a menudo, mira que polvos echamos luego.

Silvia se dejo caer a mi lado y yo aproveche ese momento para salir rápida pero silenciosamente de la habitación, no podía continuar hay ya que Silvia había dado el juego por terminado y esperaba que su novio la respondiese.

Según salí me cruce con Alberto, estaba en el baño, puede que espiándonos, el se dio cuenta de lo que pasaba y me echo un cable. Asomo la cabeza en la habitación.

Alberto: Voy a limpiarme la polla… ahora te desato.

Silvia respondió desde la cama con las piernas abiertas y corridas.

Silvia: Ok… pero rápido que yo también quiero limpiarme.

Alberto cerro la puerta y me acompaño al baño.

Me susurro.

Alberto: ¿te has corrido dentro?

Me quede mudo.

Miguel: Si… no se … no he podido controlarme, ni lo he pensado.

Alberto: Bueno no pasa nada… toma la píldora… menos mal… ¿te lo has pasado bien?

Simplemente le sonreí, quería abrazarle, darle las gracias mil veces, pero no quería parecer un colgado.

Miguel: increíble.

Alberto: Pues recuerda que lo de hoy no ha pasado nunca tío…. Juralo.

Entendí a la perfección lo que quería decir, eramos amigos desde la infancia y como había pensado antes de todo esto, yo valoraba mas nuestra amistad que el polvo, aunque lo mejor era llevarme las dos cosas, Alberto quería que no habláramos mas del tema, había pasado, había disfrutado, pero había que olvidarlo, era un favor que me habían hecho… o una locura. Pero lo comprendí.

Miguel: lo juro tío.

El fue a chocarme la mano, pero al ver que la tenia en mi polla agarrándola se rio.

Alberto: Dejalo… limpiate anda… tienes una manta y sabanas en el sillón como siempre, aunque con el calor que hace no creo que haga falta… duérmete tío…

Miguel: si, pero esperate a que me limpie no salga Silvi.

Alberto: Ok…

Me limpie rápidamente y regrese al salón con una sonrisa de oreja a oreja. Alberto entro de nuevo en su dormitorio con su amada, la cual por el sonido de la puerta salio al rato y tras unos minutos regreso a su dormitorio para dormir con su querido novio. Si ella supiera lo que acababa de pasar.

Yo no podía dormir, no me creía lo que acababa de suceder sinceramente pensaba que era todo un sueño, no exagero, conocía a Silvia desde hacia muchos años y como nos pasa a casi todos los tíos, había fantaseado mil cerdadas con Silvia, si, aunque fuera la novia de mi mejor amigo, era muy atractiva así que era normal que fantaseara con ella y ahora había ocurrido, de una forma extraña pero había pasado.

Me lie un porro y me termine el culo del vaso, escuche algo de ruido en el dormitorio y me acerque sigilosamente.

Pude escuchar a Silvia.

Silvia: Cari en serio hoy estabas muy cachondo, has sido muy fogoso..

Alberto: ¿Si?… no se … tu también estabas cachondisima

Silvia: Habrá sido la maría…

Alberto: ¿solo la maría?

Silvia: Bueno…. Para que engañarte… lo que hemos hecho en el salón con Miguel me ha puesto cardíaca… le he chupado la polla a tu amigo y me ha comido el coño…

Alberto: Ya

Silvia: ¿nos hemos pasado de la raya?

Alberto: No…. No… no tiene por que…. Todo depende de como lo veáis… para mi no ha sido nada, simplemente le hemos ayudado a desconectar… es mi mejor amigo…

Silvia: Ya, entiendo lo que quieres decir, yo tampoco lo veo como algo especial, no me he enamorado, ni son cuernos ¿no?

Alberto: Bueno… jejeje cuernos son… pero yo no le doy importancia.

Silvia: jaja me refiero a que no son cuernos por que tu lo sabes y no pasa de hay… yo también he disfrutado la verdad…

Alberto: Me lo has dejado claro… no dejabas de hablar del tamaño de su polla…

Silvia: jajaja si…. Es que me ha impresionado en serio…

Alberto: ¿si no saliéramos juntos, te lo follarías?

Silvia: Pues supongo que no, no es mi tipo, no me fijaría en el.

Alberto: ¿Aun sabiendo lo que tiene entre las piernas?

Silvia: Eso ayuda pero nadie va por la calle enseñando la polla, a simple vista no me fijaría en el, ahora que se lo que tiene ahí pues le mirare de otra manera… jajaja… y si, me pica la curiosidad… pero tiene que cambiar su actitud con las chicas, o se vuelve mas lanzado o va a ser difícil que alguna descubra el tamaño de su polla…. ¿ha tenido mas novias o ligues?

Alberto: ¿si ha follado con otras a parte de su ex?…. No… solo con su ex y por lo que se era muy aburrida, sota, caballo y rey… ya has oído, la cabrona se la chupaba con condón.

Silvia: Ya, me he quedado muerta, si a si no se siente nada, vale que no te lo tragues como he hecho yo, pero de ahí a chuparla con la goma, si es peor hasta para ella, el sabor que te deja el condón.

Alberto: ¿tu te lo tragas por comodidad?

Silvia: si…. Jajajajaja por no tener que ir al baño a escupirlo…

Alberto: jajaja bueno… buenas noches cariño

Silvia: Buenas noches…

Volví de nuevo al salón y me tumbe en el sofá, fumándome el porro. Tengo que reconocer que muchas noches de las que me había quedado a dormir en su casa terminaba haciéndome una paja mientras escuchaba a Silvia gemir en el dormitorio follando con Alberto.

Mi mano agarro mi polla y comencé a menearmela.

En esta ocasión no era necesario escuchar los gritos de placer de esa diosa para ponerme cachondo, solo tenia que cerrar los ojos y recordar lo que había pasado para ponerme a tono.

La imagen de Silvia apoyando sus labios en mi polla y tragándosela entera había quedado grabada en mi retina para toda la vida, yo no iba a poder olvidarlo, seguro que cada vez que la mirara a los ojos lo recordaría.

Y me la había follado sin que supiese que era yo, me había corrido en su interior, era algo que tampoco iba a olvidar, fantaseaba con contárselo para ver cual seria su reacción, pero claramente era un secreto que tenia que guardar con mi amigo Alberto, es mas, era un secreto que aparentemente tenia que olvidar.

Termine de hacerme la paja y me limpie con una servilleta que había en la mesa del salón, me puse los calzoncillos y me dormí en el salón.

No se que hora seria, pero escuche ruido, abrí los ojos y y vi a Silvia con unos shorts cortos y un top , recogiendo las cosas del salón. Estire los brazos desperezándome.

Miguel: Buenos… días….

Silvia: Buenas dormilón….. ¿Que tal cómodo?

Miguel: Si…. Buffff… ¿que hora es?

Silvia: Las 13:30 h

Miguel: Joder que tarde….

Silvia: Si anoche se hizo tarde de cojones….

Cuando menciono “anoche”, comencé a recordar con flash back todo lo sucedido y comenzó a entrarme el corte en el cuerpo. Estaba hablando como si nada con Silvia.

Miguel: Es verdad… no se ni a que hora me dormí.

Silvia: Ni yo… jejeje

Miguel: Joder he quedado para comer con mis padres…. Que poquitas ganas….

Silvia: ¿Ha que hora has quedado?

Miguel: A las 14:30…. tengo que ir a casa a ducharme y cambiarme… y volver aquí….

Mis padres vivían muy cerca de Silvia y Alberto, ellos vivían en nuestro barrio de toda la vida y yo vivía en otra zona, así que era un incordio tener que estar yendo y viniendo.

Silvia: ¿y por que no te duchas aquí?…

Miguel: No te preocupes Silvia… tengo que cambiarme.

Silvia: No seas tonto, ponte algo de Alberto…

La verdad es que no me apetecía tener que ir a casa.

Silvia: Entra en el dormitorio y coge lo que quieras de ropa.

Miguel: ¿Alberto sigue durmiendo?

Silvia: Si… y lo que le queda… no creo que se despierte hasta dentro de un par de horas.

Miguel: Me da corte.

Silvia: ajajajjaa todo te da corte a ti ¿no?… venga no digas tonterías…

Me hizo recordar todo lo de anoche de nuevo.

Miguel: Ok…

Acompañe a Silvia por el pasillo contemplando su hermoso trasero, entramos en el dormitorio donde el día anterior me la había follado con los ojos vendados, ella me mostro el armario de Alberto, cogí unos vaqueros un poco mas holgados para que pudiera valerme ya que tenia mas talla que Alberto. Luego seleccione una camisa y salí del dormitorio.

Fui al cuarto de baño para ducharme.

Silvia: Ahora te traigo una toalla.

Miguel: Ok

Al rato Silvia apareció con una toalla, unos calcetines y unos calzoncillos.

Silvia: No se si te valdrán… jeje

Lo decía claramente por el tamaño de mi polla y eso me puso de nuevo palote.

Miguel: Si gracias no te preocupes…

Cerré la puerta y me pegue la ducha, me vestí y salí de nuevo. Al regresar al salón me encontré de nuevo con Silvia y sus shorts con el culo en pompa pasando una bayeta por la mesa. Se incorporo y regreso a la cocina, trajo dos cafés.

Silvia: ¿Te gustaba con leche verdad?

Todo me resultaba porno.

Miguel: Si… gracias Silvia.

Silvia: No hay de que tonto.

Me senté en el sofá y me tome el café tranquilamente.

Silvia: Joder ayer dejamos la casa hecha unos zorros, menos mal que no vino esta gente sino hoy no habría manera de limpiarlo todo.

Era cierto que por la noche se nos fue de las manos, cuando me acosté, había papeles, servilletas, copas, botellas por la mesa, el suelo sucio de algún refresco, ceniza y chustas por todos los ceniceros y olía el salón cargado.

Silvia abrió las ventanas y recogió todo a primera hora del día, que seria de Alberto si no fuera por Silvia, el era un pasota para las tareas domesticas.

Miguel: Bueno Silvia… me voy a marchar…

Silvia: Ok…. Luego llamanos….

Dude un rato, no sabia para que tenia que llamarles.

Silvia: ….. ¿no te acuerdas verdad?

Miguel: No

Silvia: jajajaj que cabeza… quedaste con Alberto en venir luego por la tarde noche…. Fútbol

Era cierto que había un partidazo ese día, pero ni me acordaba.

Miguel: Es verdad … luego le llamo. Que cabeza…

Me levante y deposite la taza de café vaciá en la encimera del salón, me despedí con dos besos de Silvia como en tantas otras ocasiones había hecho y salí de su casa con una sonrisa entre oreja y oreja.

Como era de esperar, esta no fue mi única situación morbosa con Silvia, por lo que comprobaría algún tiempo después Alberto no era tan sincero conmigo como yo con el. Todos tenemos nuestros secretos pero los suyos me resultaron impresionantemente morbosos y jamas lo hubiera imaginado.


4 comentarios :

  1. Muy bueno sigan así ao se corten que los estaba esperando por más relato besos

    ResponderEliminar
  2. Impresionante!!! Me encantan vuestros relatos!!! Deseando continuar leyéndolos!! Continuar por favor!!! Gracias!!

    ResponderEliminar
  3. Wonderful! I think I came to the right place.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Esperando a la continuación...

    ResponderEliminar